IMG_1396

Sin lugar a dudas el arte como herramienta de expresión, gestión emocional y de mejora del bienestar viene a ofrecer una serie de ventajas para el desarrollo personal de las personas objeto de intervención en procesos de arteterapia, siendo las más significativas las siguientes:

-Terapia no verbal: A través del trabajo de intervención con imágenes se potencia la expresión de las experiencias simbólicas sin tener que utilizar las palabras, en muchas ocasiones objeto de bloqueo en la persona. Así, es lo no verbal lo que contribuye al desarrollo personal de las personas mediante la expresión de diversas experiencias que vienen a plasmar las experiencias humanas ocultas en las fantasías, sueños o imágenes del pasado. Situaciones estás que a través de esta disciplina pueden verse transformadas, revividas o reinterpretadas en mayor o menor grado.

-Proyección: La arteterapia permite mediante un proceso libre y espontáneo sin finalidad estética la ejecución de producto tangible que se conecta con el mundo interno del autor o autora, con su proyección de una experiencia vivida que debe ser analizada o regulada para la mejora del bienestar de la persona en aquellos casos que fuera necesario.

-Catarsis: A través de los procesos de expresión plástica y artística se lleva a cabo la estimulación y liberación de las emociones contenidas o controladas. De esta forma, la arteterapia viene a producir un efecto de abordaje de aquellas situaciones conflictivas generadoras de ansiedad en la persona, todo ello al efecto de lograr su bienestar y desarrollo personal.

-Integración de los opuestos:  A través del proceso de intervención de la arteterapia se lleva a cabo la expresión de las polaridades de la persona objeto de la misma, algo que viene a permitir la integración de estas y el equilibro emocional en el desarrollo óptimo de la misma.

-Disminución de las defensas de la persona en los procesos de intervención: El arte en sí mismo ofrece mecanismos no intrusivos a través de los cuales abordar de manera más sencilla los procesos de intervención. Así, la menor utilización de este lenguaje se muestra como un elemento que es menos susceptible de controlar por parte de la persona objeto de la intervención, algo que permitirá la canalización de los sentimientos y emociones internas con mayor facilidad.

-Integración del mundo interno y externo: A través de la conexión entre estas dos realidades ofrecida por la arteterapia como herramienta se favorece el desarrollo personal del individuo objeto de intervención. Todo ello en base a un proceso de autodescubrimiento de sí mismo y de su entorno desde otra perspectiva diferente a la tenida hasta entonces.

-Permanencia: La finalización del proceso de intervención arteterapéutica conlleva una experiencia, sirviendo como elemento de recuperación de los sentimientos o emociones que se tuvieron en el momento de la creación de la misma.

La expresión plástica como vemos potencia, desarrolla y estimula de manera sana la expresión de sentimientos de la persona, la disminución de las defensas rígidas, así como la integración de las realidades interna y externa. Siendo un proceso gratificante terapéuticamente hablando que potenciará los cambios de actitud de la persona en su día a día.

Anuncios